Confirman cierre de última planta nuclear en California

Después de meses de negociaciones se logró un acuerdo para que la planta nuclear de Diablo Canyon cierre puertas para siempre.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    pge.com

    LOS ÁNGELES (California) - La última planta de energía nuclear en California cerrará antes de 2025 bajo un acuerdo, con lo que llegarán a su fin tres décadas sobre debates de seguridad que ayudaron a impulsar el movimiento antinuclear a nivel nacional.

    La empresa de servicios públicos más grande del estado, Pacific Gas & Electric Co., y grupos ambientales acordaron reemplazar la producción en la planta nuclear de Diablo Canyon con energía solar y otras fuentes de electricidad que no produzcan gases tipo invernadero que contribuyen al cambio climático.

    La instalación, que se ubica sobre un risco en la costa central de California, provee del 9% de la electricidad del estado.

    Ambientalistas han presionado a la Comisión Reguladora Nuclear para que cierre Diablo, debido a su proximidad a las fallas sísmicas en el estado propenso a los terremotos. Una de las fallas se ubica a 650 yardas de los reactores de la planta.

    Las preocupaciones de que un terremoto dañe la instalación, han sido un tema dominante desde que PG&E anunció sus planes para construir la planta en la década de 1960. El proyecto ayudó a consolidar la oposición a la energía nuclear dentro del país entre el movimiento pro ambientalista que estaba en auge en esa época.

    "Se trata de un acuerdo histórico", dijo Erich Pica, presidente del grupo ambientalista Friends of the Earth (Amigos de la Tierra), que se fundó en 1969 en protesta contra Diablo Canyon.

    PG&E ha dicho desde hace mucho que las instalaciones son seguras para incluso el terremoto potencial más fuerte de la región. Pero nuevas investigaciones generaron más dudas sobre las fallas cercanas, su potencial sísmico y la manera como las evalúa la compañía.

    Bajo el pacto, la empresa acordó que no renovará los permisos de Diablo Canyon. Cerrar la planta deberá ser menos costoso que operar las instalaciones hasta 2044, como estaba planeado originalmente, lo que significa que los servicios públicos probablemente no deban de subir de precio, afirmó PG&E.

    Para más información sobre la planta nuclear Diablo Canyon, presiona aquí.