Ayudan a migrantes con licencias

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    LOS ÁNGELES (California) - Cuando llegaron parecían desconfiados y cansados. Muchos traían ropa de trabajo y las madres se acomodaban con sus hijos al lado. Poco a poco el auditorio se fue llenando de hispanos ansiosos de escuchar información sobre la ley estatal que permitirá que inmigrantes que viven en el país de manera ilegal puedan solicitar licencias de conducir.

    Los cerca de 300 inmigrantes se sentaron y esperaron que el foro organizado por la policía de Los Ángeles comenzara en la secundaria Santee, al sureste del centro de la ciudad.

    "¿Hay alguien que sólo hable inglés y necesite traducción al español?", preguntó el teniente Al Labrada, de la oficina del jefe de la policía Charlie Beck.

    Nadie levantó la mano.

    "¿Van a sacar su licencia verdad?", preguntó después otro panelista, Rigoberto Reyes, representante de la oficina de Asuntos para el Consumidor del Condado de Los Ángeles. "¿Cuántos ya tienen carro?".

    La mayoría levantó la mano.

    "¡No se espanten!", bromeó Reyes y el auditorio se llenó de risas.

    Esto avaló un argumento muy repetido por activistas: hay un sinnúmero de inmigrantes sin autorización legal en el país que están manejando sin tener licencia y están ansiosos de poder solicitar una licencia para conducir con todas las de la ley.

    Muchos de estos inmigrantes salieron a la luz después de haber perdido el miedo a la policía, que desde hace muchos años viene esforzándose para acercarse a la comunidad.

    Fue uno de varios foros que se han realizado en la zona de Los Ángeles para informar a la gente sobre la nueva ley de licencias para inmigrantes que entrará en vigor el 1 de enero del próximo año a menos de que el Departamento de Vehículos Motorizados pueda echarla a andar antes.

    ¿Podré tramitar una licencia aún después de haber sido multado por manejar en estado de ebriedad? ¿Cuánto va a costar el seguro de autos para nosotros? ¿Necesito hablar inglés para poder sacar la licencia?, fueron algunas de decenas de preguntas que hicieron los inmigrantes. Las respuestas cortas fueron: puede que sí, probablemente no sea barato y no necesariamente.

    La agencia estatal para vehículos conocida por sus siglas en inglés DMV está bien encaminada hacia el inicio de la emisión de licencias, dijo Lorena Salazar, asistente administrativa del departamento. El DMV tiene cuatro oficinas nuevas listas para abrir sus puertas, ha contratado a más de 800 empleados y ya tiene un plan de contingencia en caso de que la demanda sea tanta que tengan que extender sus horas de servicio.

    El DMV está a la espera de que el Departamento de Seguridad Interna apruebe el prototipo de la licencia, que será similar a las licencias regulares excepto que estará clasificada como "privilegio para manejar" en vez de "licencia de conducir", según la agencia. La licencia, sin embargo, no servirá como identificación federal.

    "Nosotros ya estamos marcados. Una marquita más, no le hace", dijo uno de los asistentes.

    El estado espera que 38% del 1.4 millón de solicitantes potenciales tramiten licencias en el primer año fiscal, el 50% en el siguiente y el 12% entre 2016 y 2017.

    Quienes apoyan la ley, como el Departamento de Policía de Los Ángeles, dicen que las pistas van a estar más seguras con la ley porque la gente que ya están manejando sin licencia seguirá conduciendo pero ya habiendo estudiado y pasado exámenes.

    "Para nosotros, para la seguridad pública, que una persona pueda ir al DMV, tomar exámenes, aprender las leyes del estado para manejar correctamente es ganancia para nosotros porque no tenemos que preocuparnos por confiscarle su vehículo porque no tiene licencia", dijo Labrada.

    El teniente explicó que el decomiso de automóviles en la ciudad de Los Ángeles ha bajado desde 2012, cuando entró en vigor una orden especial que permite que la policía tenga la opción de no confiscar vehículos a motoristas sin licencias. Antes de 2012 se decomisaba un promedio de 1.700 vehículos al año, mientras que el año pasado se confiscaron menos de 600.

    Los panelistas también advirtieron a la gente sobre posibles estafas y les recordaron que toda la información es gratuita y que no es necesario pagar a alguien por trámites.