Devaluación del peso preocupa a negocios fronterizos

Varios negocios han registrado un drástico descenso en sus ventas.

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Shutterstock
    De acuerdo a datos de Banco de México (Banxico), el peso acumuló una depreciación ante el dólar del 27.5 por ciento desde finales de mayo de 2014 a mediados de agosto pasado.

    ARIZONA - La devaluación del peso mexicano frente al dólar está afectando a los negocios fronterizos de nuestro estado, quienes han registrado un drástico descenso en sus ventas, algo que les preocupa especialmente ante el inicio de la temporada navideña.

    "Tuvimos una reunión entre los comerciantes y a mí personalmente se me han reducido las ventas entre un 70 y un 80%", dijo a Efe Carmina Guerrero, dueña del negocio de ropa Palacio de Reinas, que se encuentra en la ciudad fronteriza de Douglas, Arizona.

    Guerrero aseguró que los negocios como el suyo, que se encuentran cerca de la frontera con México, "viven" del comprador del país vecino.

    "El visitante mexicano comúnmente cruza la frontera y compra en las ciudades más cercanas, no gasta en gasolina para ir al interior, lo que nos beneficia a nosotros", dijo la comerciante.

    De acuerdo a datos de Banco de México (Banxico), el peso acumuló una depreciación ante el dólar del 27.5 por ciento desde finales de mayo de 2014 a mediados de agosto pasado.

    Actualmente en la zona fronteriza entre Arizona y México el peso mexicano se cotiza a 16.5 pesos por un dólar, mientras que el año pasado en este mismo periodo se cotizaba a 13.5 pesos por un dólar.

    "Antes teníamos por lo menos dos a tres clientes mexicanos por día, ahora si tenemos tres por semana es mucho", aseguró Guerrero.

    "Se escuchan fuertes rumores de que el peso puede llegar hasta 17 pesos por dólar, algo que seriamente podría dañar nuestras ventas de fin de año, cuando se supone que tenemos las mejores ganancias", enfatizó.

    Y las perspectivas no son las mejores, pues Guerrero indicó que las ventas se han ido desplomando en los últimos siete meses.

    El impacto que está teniendo en los negocios fronterizos la devaluación del peso mexicano es algo que preocupa a la Cámara de Comercio Hispana de Tucson, la cual también representa las comunidades fronterizas de Nogales, Sierra Vista y Douglas.

    Lea Márquez Peterson, presidenta de la Cámara de Comercio Hispana de Tucson, dijo a Efe que tienen noticia de "falta de clientela" en la región, por lo que se están reuniendo con dueños de negocios para buscar alternativas como la posibilidad de dar propaganda en los puertos de entrada para atraer al comprador mexicano.

    Los negocios fronterizos también deben de competir con otras ciudades en el interior del estado que buscan atraer al multimillonario mercado de turistas mexicanos.

    De acuerdo a un estudio de la Universidad de Arizona (UA), se estima que anualmente los visitantes mexicanos dejan a la economía de Arizona 2,700 millones de dólares anualmente.

    La región más beneficiada es el condado de Pima, particularmente la ciudad de Tucson, donde se estima que los visitantes mexicanos generan un derrame económico de 968 millones de dólares al año.

    Teniendo en mente a este mercado, el mes pasado se inauguró en el norte de la ciudad de Tucson un moderno centro comercial con presencia de reconocidas marcas internacionales.

    Para paliar esta situación, la Asociación de Gobiernos de Maricopa, el Consejo Intertribal de Arizona y la Ciudad de Nogales trabajan en una propuesta, que enviarán al Departamento de Seguridad Nacional (DHS), para ampliar la zona fronteriza de su límite actual de 75 millas para que ésta cubra todo el estado.

    Actualmente los compradores mexicanos pueden ingresar con su tarjeta de cruce fronterizo solo hasta 75 millas al interior, lo que cubre las ciudades en la frontera y Tucson.

    Si desean viajar a ciudades en el interior como Phoenix deben de tramitar un permiso migratorio especial.

    El alcalde de la ciudad de Nogales, John F. Doyle, dijo a Efe que la devaluación actual del peso mexicano es un reto más para los negociantes.

    "Creo que cuando pasa un cambio como éste, todos debemos de buscar la forma de ajustarnos y buscar alternativas", opinó el regidor.