Explosivas revelaciones sobre fuga de “El Chapo”

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Telemundo Local
    La periodista mexicana Anabel Hernández reveló explosivos datos sobre la fuga del capo del narcotráfico.

    La periodista mexicana Anabel Hernández reveló explosivos datos que, a su juicio, ponen en dudas las versiones del gobierno de su país sobre la fuga el pasado 11 de julio de Joaquín 'El Chapo' Guzmán de un penal de máxima seguridad.

    En una entrevista con Telemundo, la periodista brindó estos nuevos datos basada en un expediente al que tuvo acceso, y en el cual, supuestamente, se incluyen las transcripciones de lo que se escucha en el video de seguridad que seguía los pasos del jefe del cártel de Sinaloa en su celda y declaraciones de personal de seguridad en el penal El Altiplano.

    [Nota relacionada: Luchan contra extradición de 'El Chapo']

    'A mi no me queda claro si se fue por el túnel o lo sacaron del penal', dijo la trabajadora de prensa.

    Revelan explosivos datos sobre fuga de “El Chapo”

    Revelan explosivos datos sobre fuga de “El Chapo”
    Una periodista mexicana asegura que el video difundido por el gobierno, con los últimos minutos del reo en su celda antes de escapar, no tiene audio ya que se evitó que se escuchen repiqueteos, como de pala. (Publicado lunes 3 de agosto de 2015)

    Hernández agregó que en el video difundido por el gobierno, no se escucha el audio ya que, de acuerdo a su versión, se quitó debido a que se escuchan 'repiqueteos', como de pala, que indicarían que el personal de seguridad sí habría escuchado esos ruidos extraños.

    También dijo que la actitud de 'El Chapo' y sus movimientos en los días previos a su escape, debieron llamar la atención ya que el narcotraficante comenzó a tener un comportamiento 'atípico' debido a que empezó a hacer 'demasiados ejercicios'.

    [Te puede interesar: Ofrecen $5 millones para captura de Guzmán]

    Mientras tanto, el gobierno mexicano abrió la puerta a la extradición a EEUU del capo en caso de que la búsqueda con ayuda internacional emprendida por las autoridades dé frutos, una posibilidad que hasta hace poco era rechazada por el Gobierno.

    Aunque México y Estados Unidos han dado versiones encontradas sobre la fecha en que EEUU presentó al país latinoamericano la solicitud de extradición del líder del cártel de Sinaloa, lo cierto es que la posición del Gobierno de Enrique Peña Nieto ha dado un giro radical.

    Muestra de ello es la orden de aprehensión con fines de extradición emitida por un juez mexicano contra "el Chapo" a petición de la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) en respuesta a una solicitud de Washington.

    [Nota relacionada: Las similitudes entre Guzmán y Escobar]

    Según la DEA (oficina antidrogas estadounidense), que acaba de incluir al capo en la lista de fugitivos más buscados y ofrecer 5 millones de dólares por información que lleve a su captura, Guzmán se enfrenta a decenas de cargos por narcotráfico, lavado de dinero y otros delitos en Arizona, Texas, California y Nueva York.

    El subprocurador Jurídico de la PGR, José Alberto Rodríguez, dijo a Milenio Televisión que la petición de extradición del "Chapo" llegó la segunda quincena de enero pasado, pero la fiscalía la rechazó "porque faltaban algunos requisitos legales por cumplirse" y la devolvió a EEUU por conducto de la Cancillería.

    A finales de enero pasado, el entonces fiscal general mexicano, Jesús Murillo, declaraba que Guzmán tendría que "cumplir su condena en México" antes de ser extraditado a EEUU, lo que podría producirse "unos 300 o 400 años después".

    En esos días estaba por llegar la petición formal de extradición de Estados Unidos, según el fiscal, que afirmó entonces que ese proceso solo era apropiado cuando hubiera motivos de seguridad o riesgo de fuga, algo que -dijo- no existía.

    Seis meses después, la fuga dejó en evidencia no solo a Murillo, que salió de la fiscalía en febrero arrastrado por la crisis generada por la desaparición de 43 jóvenes estudiantes en el estado sureño de Guerrero, sino al propio Peña Nieto, quien en 2014 llegó a asegurar que un segundo escape de Guzmán sería "imperdonable".