Obama abogará por sector privado en foro en La Habana Vieja

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Paladar San Cristóbal, en San Rafael y Lealtad, Centro Habana, donde cenó Obama el domingo.

    El emergente sector privado y su papel como motor de cambios en el acontecer cubano estará en el foco de un encuentro que el  presidente  Barack Obama sostendrá este lunes con representantes de pequeños negocios, los llamados "cuentapropistas".

    El evento reunirá a reunirá a cuentapropistas cubanos con empresarios estadounidenses, entre ellos varios cubanoamericanos, que compartirán sus propias experiencias  y buscarán oportunidades para establecer relaciones de colaboración. El encuentro está previsto en horas de la tarde en un local colonial que hoy aloja a una cervecería de moda, en la Avenida del Puerto, en la Habana Vieja.

    Entre los asistentes al encuentro estarán el chef español José Andrés, Brian Chesky, fundador de Airbnb;  y el empresario cubanoamericano Saul Berenthal, cofundador de la firma CleBer, con sede en Alabama.  CleBer es la primera firma en conseguir aprobación del Departamento del Tesoro para instalarse en Cuba con una fábrica para ensamblar pequeños tractores en la Zona Especial de Desarrollo del Mariel.

    El tractor "Oggún" estaría destinado a los campesinos y cooperativas agrícolas, con el fin de impulsar la producción en un sector incapaz de asegurar alimentos básicos para la canasta familiar del cubano.

    También figuran en la lista de participantes Kenneth S.Siegel, director administrativo  de la cadena hotelera Starwood;  y Daniel Schulman, consejero de PayPal. El sábado, Starwood anunció que había cerrado un contrato con las autoridades cubanas para administrar dos hoteles  en La Habana.

    "Nuestra política hacia Cuba se centra en ayudar al pueblo cubano a mejorar su vida. Desde que se trazó una nueva política hacia Cuba, Estados Unidos ha hecho cambios reguladores para abrir los lazos comerciales entre nuestros países en un momento en que un creciente número de cubanos trabaja por cuenta propia", dijo Ben Rhodes, asesor de Obama y viceconsejero de Seguridad Nacional.

    Pero la élite gubernamental cubana  guarda aún reticencias sobre los intereses de la Casa Blanca.

    Este domingo, con el Air Force One en camino hacia La Habana, el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, dijo ante la prensa acreditada que las recientes medidas de Obama tienen una intención política e insistió en que “mantienen un sesgo discriminatorio hacia las empresas del sector público, que dado el modelo económico que soberanamente ha escogido nuestro pueblo es la forma principal en la economía nacional”.

    "La orientación específica hacia determinados sectores, refleja, en nuestra opinión, propósitos políticos", aseveró Malmierca.

    Desde enero de 2015, la administración de Obama ha aprobado cuatro paquetes de medidas para flexibilizar el embargo, con el objetivo declarado de  empoderar al pueblo cubano y alentar el crecimiento de lo pequeños negocios privados.

    Se calcula que desde que el gobierno cubano amplió a más de 200  las categorías para negocios privados autorizados en 2010, la cifra de cuentapropistas ha crecido hasta los 500 mil. Los negocios de mayor auge son restaurantes, cafeterías, casas hostales, servicios de transporte privado, barberías, salones de belleza y servicios de tecnología.

    Precisamente, en su primera noche en La Habana, Obama y su familia fueron a cenar al paladar San Cristóbal ,un pequeño restaurante de comida cubana e internacional que opera en el barrio de Centro Habana hace cinco años.

    Las medidas implementadas por la Casa Blanca permiten incluso otorgar pequeños créditos privados para impulsar el trabajo por cuenta propia en la isla, y comprenden la posibilidad de importar equipamiento y bienes al sector privado.

    La actividad de los emprendedores ha generado en pocos años la emergencia de una clase con mayor poder adquisitivo, con acceso a un nivel de vida que es prohibitivo para la población en general. El salario promedio en Cuba es de 584 pesos cubanos, unos $23 dólares,  lo que equivale al costo de una comida para dos personas en una paladar como la que visitó anoche Obama.

    Tras el encuentro con los cuientapropistas, la agenda del presidente para este lunes tiene fijada la cena  oficial en el Palacio de la Revolución, a las 7:30 p.m.