Van contra vendedores de marihuana

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images
    Los defensores del uso de la marihuana para fines médicos cabildean en la Casa Blanca para lograr que el Gobierno reconcilie sus políticas con sus prácticas.

    Con la esperanza de golpear en el bolsillo a vendedores de marihuana ilegales, fiscales federales entablaron una órden de confiscación contra los dueños de comercios de marihuana en el Condado de Orange.

    Las órdenes entabladas sostienen que el dueño de un edificio en Costa Mesa administraba los comercios de marihuana y había sido citado en numerosas ocasiones, dijo Thom Mrozek, portavoz de la oficina del fiscal federal en Los Ángeles

    Además de las acciones para confiscar, las autoridades federales enviaron cartas de alerta esta semana a los operadores de casi tres docenas de negocios en Costa Mesa y a una tienda, ahora cerrada, en Newport Beach, dijo Mrozek.

    Las cartas alertaban a los operadores que las tiendas violaban la ley federal y que tenían 15 días para cerrar o enfrentarían multas de mil dólares al día hasta que lo hicieran.

    “El Gobierno federal está enviando un mensaje, que esta actividad es ilegal en todas las circunstancias bajo la ley federal”, aseguró Mrozek. “La ley federal dice que el cultivo, el tráfico y la posesión de marihuana es ilegal”.

    El operativo es parte de un esfuerzo coordinado anunciado en octubre por los cuatro fiscales de California en los Estados Unidos.

    Hasta la fecha las autoridades han identificado tiendas ilegales en 18 ciudades a lo ancho del sur de California, agregó Mrozek, quien dijo que los operativos se realizaron en Riverside County justo después del inicio del nuevo año.

    Sin embargo, los defensores de la marihuana para uso medicinal siguen ejerciendo presión.

    La organización Americans For Safe Access (Americanos por Acceso Seguro) entablaron una demanda en noviembre, y otras cuatro más que le siguieron, en contra de las duras medidas. Los defensores del uso de la marihuana para fines médicos cabildean en la Casa Blanca para lograr que el Gobierno reconcilie sus políticas con sus prácticas.

    “Entablamos una demanda para tratar de detener al Gobierno federal de que tome medidas agresivas contra las leyes locales y estatales”, dijo Kris Hermes, vocero de Americans For Safe Access, con sede en Oakland. “El Gobierno federal está interfiriendo con los Gobiernos locales”.

    Uno de los negocios confiscados esta semana, American Collective, era administrado por un hombre condenado en el 2003 por la Corte Superior del Condado de Orange por venta de marihuana, dijo Mrozek.

    Órdenes de cateo fueron realizadas el martes en este sitio y en otra ubicación que llevaron a dos cultivos con más de 500 plantas de marihuana cada uno.

    El operador de Otherside Farms supuestamente dijo a los oficiales que su intención “era hacer tanto dinero” que podría donar hasta 500 mil dólares anuales para ayudar a la ciudad con sus recortes de empleados públicos, agregó Mrozek.