Sí al uso del condón

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    LOS ANGELES — El Ayuntamiento de la Ciudad de Los Angeles dio su aprobación final a una orden que requiere que los actores de películas pornográficas filmadas en la urbe usen condones.

    La medida aprobada el martes por nueve votos a favor y uno en contra irá a manos del alcalde para que la promulgue.

    Antes de que la ley pueda entrar en efecto, el ayuntamiento de la ciudad ordenó a la policía, al secretario de justicia de la ciudad y a otras autoridades que se reúnan para definir cómo será aplicada la ley.

    La orden fue tentativamente aprobada la semana pasada. Su aprobación final se realizó sin una discusión pública cuando muchos de los representantes de la industria porno se encuentran en Las Vegas para la inauguración de la muestra Adult Entertainment Expo, una de las más importantes en el sector.

    Varios representantes de la industria calificaron la medida como un ejercicio innecesario de rectitud política que no puede ser cumplido.

    "La única cosa que logrará la ciudad es perder dinero de los permisos de filmación mientras que ahuyentará algunas producciones. No se puede obligar a la industria a crear un producto que el mercado no requiere", dijo Christian Mann, gerente general de Evil Angel Productions, una de las productoras más grandes del sector.

    Mann, al igual que muchos integrantes de la industria porno, dijo que los consumidores, en especial en el extranjero, se niegan a comprar películas que se realizan con condón.

    La estrella porno Tabitha Stevens dijo que ha trabajado con y sin condones en sus 17 años de carrera. Stevens, que también produce películas, dijo que prefiere trabajar con condones pero no cree que su uso deba ser obligado por el gobierno.

    "Si quieres usarlos úsalos, si no no. Eso depende del talento. No debería depender del gobierno", dijo por teléfono desde las vegas.

    Stevens y otros han dicho que el sistema autoimpuesto por la industria de pruebas de enfermedades de transmisión sexual, por el cual los actores se realizan pruebas cada 30 días, está funcionando bien. Según la industria no ha habido casos de VIH directamente relacionados a las producciones porno desde 2004.

    Los defensores de la nueva ley dicen que las pruebas no son suficientes ya que la industria oculta casos de contagio. También argumentan que el requisito de condones da otro nivel de seguridad.

    "No nos oponemos a las pruebas, pero las pruebas no previenen las enfermedades igual que un método de barrera", dijo Ged Kenslea, vocero de la organización AIDS Healthcare Foundation, que apoya la nueva ley.

    Kenslea también rechazó la idea de que la industria, cuyo 90% opera en el Valle de San Fernando en Los Angeles según estimaciones, se vaya por la restricción, ya que a pesar de los condones la zona es más tolerante con las películas porno que otras partes del país.