Queda ciego por dormir con los lentes de contacto

Queda ciego por dormir con los lentes de contacto

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    ShutterStock
    Foto Ilustración

    Chad Groeschen de 39 años, comenzó a sentir algo de comezón en su ojo izquierdo. Al principio pensó que se trataba de alguna alergía, hasta que su ojo cambio de color y no pudo ver más. Nunca pensó que el problema pudiesen ser sus lentes de contacto.

    Los doctores del Cincinnati Eye Institute diagnosticaron que Groeschen padecía una infección producida por una bacteria que rápidamente destruyó su córnea.

    Desafortunadamente sus lentes de contacto ayudaron a crear un ambiente propicio para que dicha bacteria pudiese desarrollarse.

    Groeschen utilizaba lentes de contacto permanentes o de uso prolongado. Solo los retiraba como indicado, una vez a la semana para limpiarlos. Aunque este tipo de lentes de contacto esta aprobado por la U.S. Food and Drug Administration para ser usados durante la noche, la Academia de oftalmología advierte que este tipo de lentes pueden incrementar el riego de infecciones graves, como pasó con Chad.

    Los datos son alarmantes, según nuevos reportes de los Centros de Control de Enfermendades, cerca de 41 millones de adultos en los Estados Unidos que utilizan lentes de contacto el 99% guardan sus lentes de manera poco higiénica.

    Los errores más comunes es dormir con los lentes de contacto puestos, no remplazar tiempo los lentes, mantener la solución vieja en el estuche de los lentes y solo rellenar a tapar el lente.

    Este tipo de acciones provoca que los riesgos de que una bacteria se establezca y desarrolle en el ojo se incrementen exponencialmente.

    En el caso de Chad, los médicos señalan que si el hubiese retirado sus lentes de contacto la batería no se hubiera desarrollado tan agresivamente en la córnea de Groeschen.

    Aun que la infección de Chad ya fue eliminada, muy probablemente necesitará un transplante de córnea para recuperar la visión.