Maras paralizan el transporte en El Salvador

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Getty Images
    La Mara Salvatrucha, otra vez, pone en jaque a la sociedad salvadoreña. Esta vez, afectando el transporte público en su reclamo por el regreso de algunos de sus líderes a cárceles que no sean de máxima seguridad.

    Un sector de los empresarios del transporte colectivo paralizó el lunes el servicio en gran parte de la capital salvadoreños y algunas zonas del oriente del país luego que las maras asesinaron a dos motoristas y amenazaron con incendiar las unidades.

    "Desde el viernes comenzó un rumor que las pandillas estaban amenazando para que las rutas no trabajaran, sobre todo en Zacatecoluca (departamento de La Paz, al este de la capital) y la noche del domingo estaba generalizado", manifestó el dirigente de la Asociación de empresarios del Transporte Público, Roberto Sariano.

    [Nota relacionada: Arrestan a mil pandilleros en EEUU]

    El vice ministro de Transporte, Nelson García, confirmó que de las 1,133 rutas del transporte colectivo que cubre todo el país, "44 rutas están trabajando de forma irregular y otras no están trabajando".

    García también anunció medidas de emergencias para proteger a la población y que pondrán en circulación autobuses de empresas privadas, así como autobuses y camiones de la policía y del ejército para garantizar que los ciudadanos lleguen a sus destinos.

    [FOTOS: Detienen a menos indocumentados en la frontera]

    La Fiscalía General de la República confirmó el asesinato de dos motoristas en diferentes zonas de la capital.

    El l subdirector general de la Policía Nacional Civil, comisionado Howard Cotto, anunció que habían suspendido las licencias de todo el personal policial para hacerle frente a la situación y confirmó que las pandillas están involucradas en las amenazas.

    Confirmó que los pandilleros llegaron hasta las terminales de autobuses y distribuyeron panfletos que contenían amenazas contra los empresarios.

    Sostuvo que "la intención de estos grupos criminales es buscar una negociación o tregua, que ya han venido insistiendo y que los cabecillas que están en Zacatecoluca puedan regresar a penales que no sean de máxima seguridad".