Exhiben Carta Magna

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    EFE
    Una empleada de la casa de subastas Sotheby's Mee-Seen Loong examina una copia de la Carta Magna del año 1297 en Nueva York.

    Una de las cuatro copias originales de la Carta Magna, y la única en Estados Unidos, se exhibirá hoy tras una restauración financiada con una donación de 13,5 millones de dólares, informó el Archivo Nacional.

    La Carta Magna, un documento político inglés escrito en latín y que impuso límites a la autoridad de losmonarcas, fue sancionada por primera vez en 1215 y se publicó otra versión en 1297.

    Una de las cuatro copias existentes de la versión de 1297 la adquirió en 2007 el filántropo David Rubenstein, quien pagó por ella 21,3 millones de dólares, y luego la envió al Archivo Nacional de Estados Unidos bajo los términos de un préstamo a largo plazo.

    El documento estuvo expuesto al público hasta 2011 cuando se retiró para restaurarlo. El mismo Rubenstein hizo la donación para la conservación del documento y la exhibición pública que se abrirá el 17 de febrero.

    El Archivo Nacional mostrará hoy a la prensa el documento restaurado y colocado dentro de un gabinete diseñado y fabricado por el Instituto Nacional de Normas y Tecnología.

    En el siglo XVII esta copia de la Carta Magna estaba en posesión de la familia Brudenell, condes de Cardigan, y en 1984 la adquirió la Fundación Perot.

    El documento, que habría de inspirar la Declaración de Independencia y la Carta de Derechos Civiles de Estados Unidos, surgió de una asamblea de nobles en la planicie de Runnymede, en 1215 que confrontó al rey Juan de Inglaterra.

    Los nobles exigieron un reconocimiento por escrito de sus derechos tradicionales, el rey tuvo que aceptar la demanda comprometiéndose él personalmente y todos sus sucesores a otorgar "a todos los hombres libres de nuestro reino" los derechos y libertades estipulados en la Carta Magna.

    Lo sucesores de Juan promulgaron cartas similares pero la situación se tornó tensa nuevamente cuando el rey Eduardo I, para financiar sus guerras, impuso gravámenes onerosos en 1297, lo cual causó otro enfrentamiento con los nobles.

    La diferencia esta vez fue que, en lugar de un documento temporal que requería la promulgación por cada rey, la Carta Magna pasó a ser parte de los Registros de Estatutos de Inglaterra convirtiéndose en los fundamentos de la ley inglesa.