Bajo arresto confiesa 40 asesinatos

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Foto/Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Tulare

    LOS ÁNGELES (California) - Un presunto asesino a sueldo acusado en California de haber eliminado a nueve personas confesó a los investigadores que había matado a 40 personas a lo largo de varios decenios y afirmó que trabajaba para un cártel de narcotraficantes, dijo un funcionario.

    El fiscal Errek Jett, del Condado Lawrence, Alabama, afirmó que José Manuel Martínez, de 51 años, confesó a los investigadores que había perpetrado los asesinatos cuando era asesino a sueldo de un cártel de narcotraficantes. Jett destacó que creía la versión de Martínez por los detalles que dio a los investigadores.

    Martínez fue arrestado el año pasado poco después de cruzar la frontera desde México a la altura de Arizona y fue enviado a Alabama, donde espera proceso por homicidio. Una vez que se conoció la noticia, numerosos investigadores de todo Estados Unidos vinieron a interrogar a Martínez, dijo Jett.

    El abogado Thomas Turner, que representa a Martínez en el caso, dijo que su cliente desea que se le inicie proceso en Alabama a fin de poder regresar a California. Indicó que Martínez mantiene su inocencia sobre los cargos y no parece ser un asesino reincidente.

    "Lo considero un individuo amable", dijo Turner. "Es una buena persona con quien hablar", agregó.

    Pero los fiscales de California sostienen lo contrario.

    Martínez fue tras las víctimas en Tulare, Ken y Santa Barbara, California, entre 1980 y el 2011, afirmó el fiscal adjunto del Condado Tulare, Anthony Fultz, quien presentó los cargos el martes.

    Los investigadores han dado a conocer algunos detalles del caso, como que seis de las víctimas fueron abatidas en el Condado Tulare, dos en Kern y una en Santa Barbara. Los asesinados tenían entre 22 y 56 años, dijeron los investigadores.

    A un hombre lo mataron a tiros en 1980 mientras iba en su vehículo al trabajo por la mañana, mientras que dos fueron baleados en 1982 mientras trabajaban en un rancho, y uno sobrevivió. Ese mismo año, otro hombre desapareció y fue hallado dos días después por agricultores muerto a tiros y puñaladas. Otro fue hallado en 2000 muerto a tiros en la cama con sus cuatro hijos en su casa.

    Además de los nueve cargos de asesinato, Martínez fue acusado en California de un cargo de intento de asesinato y la circunstancia especial de haber cometido varios homicidios, acecho y secuestro. Cuatro de los cargos de asesinato incluyen la alegación de que cometió el delito por razones financieras, indica la denuncia penal.

    Martínez ha vivido intermitentemente en Richgrove, una pequeña comunidad rural en el centro de California. Actualmente está preso en Alabama donde espera proceso por un asesinato de 2013 y Fultz señaló que también se le busca en la Florida como sospechoso de dos asesinatos cometidos en ese estado en el 2006.

    Las acusaciones en California colocarían a Martínez ante la posible condena de pena de muerte.

    Fultz ha expresado confianza en que Martínez cometió por lo menos nueve asesinatos de los que se le acusan, pero que se ha enterado que sería un máximo de 30 en todo Estados Unidos.

    "No tenemos la seguridad del alcance real (de sus actividades)", agregó Fultz. "Dependerá de lo que muestre la investigación", afirmó.

    Fultz se abstuvo de hacer declaraciones sobre cualquier relación que Martínez podría haber estado conectado con los carteles de la droga, agregando que no deseaba poner en riesgo el caso. Fultz indicó que eso también se investigaría.

    El jefe adjunto de la Policía del Condado Tulare, Mike Boudreaux, señaló que sus agentes se toparon con Martínez mientras investigaban una serie de robos a viviendas a fines del 2012 y principios del 2013. Martínez estaba en una de las viviendas revisadas y fue interrogado por el sargento Christal Derington, pero no se le consideró un sospechoso.