Gran problema rodea a pumas urbanos

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Foto: AP

    LOS ANGELES (California) - Los pumas que han logrado sobrevivir en las montañas Santa Mónica, cerca de Los Ángeles, están completamente aislados de otras poblaciones de su especie por el cerco de las zonas urbanizadas y por una autopista, según un artículo que publica hoy la revista Curren Biology.

    Los pumas de Santa Mónica son ejemplo muy raro de la persistencia de un carnívoro mayor dentro de los límites de una megaciudad.

    En la última década, sólo un macho joven ajeno a la zona logró entrar en el hábitat de los pumas de Santa Mónica, añadió el estudio encabezado por Seth Riley, del Servicio de Parques Nacionales.

    "Los carnívoros mayores pueden ser particularmente sensibles a los efectos de la fragmentación del hábitat sobre la diversidad genética", señalaron los autores, añadiendo que el área silvestre de Santa Mónica dentro del Gran Los Ángeles "está completamente aislado por el desarrollo urbano y la autopista 101 en el norte".

    Debido a ese aislamiento casi completo, los pumas de Santa Mónica muestran niveles peligrosamente bajos de diversidad genética, y aquel único macho que entró en la zona en 2009 y se apareó exitosamente "realzó sustancialmente, por sí solo, la diversidad genética de toda la población".

    Riley explicó que fenómenos similares, incluida la baja diversidad genética y el entrecruzamiento de familiares, sólo se habían visto antes entre las panteras de Florida.

    Entre los comportamientos característicos del aislamiento, los investigadores encontraron apareamientos de padres e hijas, y las matanzas entre miembros de la misma especie, incluidas crías, hermanos y parejas.

    Todos estos comportamientos, señalan los científicos, son raros o no ocurren si es posible el movimiento suficiente entre diferentes poblaciones.

    Durante el periodo del estudio, un macho joven ingresó a las montañas Santa Mónica pero ni un solo animal emigró, cuando normalmente el 75 por ciento de los pumas jóvenes -todos los machos y la mitad de las hembras- normalmente se pasan a otros grupos de población.

    Riley dijo que para la supervivencia a largo plazo de los pumas de Santa Mónica es crucial que se abran vías para la conexión con otras poblaciones de esos animales.