Explota un cañón con fatales consecuencias

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    AP
    El amor a los explosivos hizo que una mujer falleciera de la peor manera.

    Se registró una muerte en el sur de California de lo más singular. La víctima es Jeanette Ogara, tenía 38 años de edad y falleció impactada por un cañón de fabricación casera, que su novio había cargado con pólvora de fuegos artificiales. Todo sucedió cuando la pareja, su hija de 4 años y varios amigos convivían afuera de su vivienda en el condado de San Diego. Ahí en cuestión de segundos un momento de feliz convivencia se convirtió en una escena de horror. El novio, Richard Fox de 39 años, primero fue atendido por heridas leves y después lo arrestaron como presunto responsable de la situación. Según familiares y amigos de Fox, él es un fanático de los explosivos y le gusta vivir al extremo, pero señalan que todo fue un lamentable accidente.