Marchan en honor de joven muerto

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    SANTA ROSA (California) - Más de 1,000 personas marcharon para protestar por la muerte de un adolescente de 13 años que fue abatido por un policía de California, un suceso que desató la indignación de la comunidad y una investigación del FBI.

    Policías equipados con cascos montaron guardia en las barricadas para distanciar a los manifestantes de la oficina del jefe policial del condado de Sonoma.

    Los manifestantes, que incluyeron a estudiantes e integrantes del movimiento Ocupemos Oakland, hicieron una asamblea en el centro de Santa Rosa antes de marchar por las calles con letreros y sudaderas con capucha que tenían imágenes del adolescente.

    "Andy López no tenía que morir", exclamaban durante la marcha que en su mayoría fue pacífica.

    López fue abatido a tiros el 22 de octubre por el oficial del condado de Sonoma Erick Gelhaus, un instructor de tiro que según las autoridades creyó que la pistola de perdigones que traía el adolescente era un fusil de asalto.

    Los investigadores dicen que el adolescente no hizo caso a la orden de tirar el arma y estaba volteando hacia los oficiales cuando recibió varios disparos.

    El FBI, fiscales de Sonoma y la policía de Santa Rosa están investigando el incidente.

    Víctor Manieri, de 15 años, estudiante de la preparatoria Elsie Allen, salió temprano de clases para unirse a la marcha. Dijo que conocía a Andy y quería demostrar apoyo a su familia.

    "Estoy en desacuerdo con lo que ese policía hizo", dijo Manieri. "Hay otros métodos, como el uso de un taser (arma de electrochoque) que lo hubiera paralizado, no quitado la vida".

    Mitzi Reyes, de 16 años y estudiante de Elsie Allen, marchó con su madre y dos hermanos menores. También conocían a Andy y su familia.

    "Estoy aquí porque quiero que se haga justicia no sólo para Andy, sino para otras personas que han muerto sin razón", agregó.