Dan luz verde a enorme tala de arboles

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Foto de archivo: AP

    LOS ÁNGELES (California) - Una decisión del Servicio Forestal de Estados Unidos, permite a los taladores eliminar árboles muertos en 134 kilómetros cuadrados de bosques quemados el año pasado por un enorme incendio forestal en el centro de California, decisión que rechazan ambientalistas.

    La muy esperada decisión ocurre en medio de un enfrentamiento entre ambientalistas y partidarios de la industria maderera sobre qué hacer con los árboles destruidos en el incendio, que comenzó el 17 de agosto de 2013 y quemó más de 400 millas cuadradas en el Bosque Nacional Stanislaus, parte del Parque Nacional Yosemite y tierras de bosques privados para tala. El incendio amenazó miles de estructuras, destruyó 11 viviendas y su combate costó más de 125 millones de dólares.

    Los ambientalistas manifestaron su oposición a la tala, alegando que los árboles afectados por el incendio y las nuevas plantas que crecen a su sombra crean un hábitat vital para aves como el búho moteado y pájaros carpinteros.

    "Esto es una farsa ecológica", dijo Chad Hanson, ecologista de bosques y fundador del Proyecto John Muir Project, un grupo ambientalista. "Es un plan para extinguir el búho moteado de California".

    Los partidarios de la industria maderera dijeron que la tala rendiría ganancias suficientes para replantar y restaurar el bosque.

    Se espera que Susan Skalski, supervisora del Bosque Nacional Stanislaus, firme pronto la decisión.

    Fiscales federales acusan al cazador Keith Matthew Emerald, de 32 años, de comenzar el fuego cuando perdió el control de una hoguera en un campamento ilegal, y tuvo que ser rescatado en helicóptero. Un jurado de instrucción lo encausó el 7 de agosto bajo cuatro cargos.

    Emerald, quien se ha declarado inocente, fue liberado con una fianza de 60,000 dólares.