En corte jóvenes que planeaban masacre

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    SOUTH PASADENA (California) -- Dos adolescentes sospechosos de planear una masacre en una escuela secundaria de los suburbios de Los Ángeles fueron acusados el miércoles de realizar amenazas de tipo penal contra otro muchacho.

    La fiscalía del Condado Los Ángeles presentó los cargos en la Corte Juvenil contra los estudiantes de 16 y 17 años de South Pasadena, los cuales acudieron a la corte el mismo día y rechazaron las acusaciones. Sus nombres no fueron revelados debido a sus edades.

    Se podrían presentar cargos adicionales a medida que los investigadores descubran más evidencia, dijo el sargento Brian Solinsky de la policía de South Pasadena. El funcionario señaló que un aviso de un miembro de la comunidad condujo a autoridades escolares a alertar a la policía la semana pasada respecto al plan de la balacera masiva.

    Los adolescentes fueron arrestados el lunes después de que detectives monitorearon su actividad en internet y descubrieron el supuesto plan de atacar a tres miembros del personal de la escuela y matar a tantos estudiantes como pudieran, indicó la policía. El par, que no tenía ninguna arma ni fecha específica para el ataque, estuvo investigando sobre armas de fuego automáticas, pistolas, navajas, explosivos y técnicas tácticas,

    Los fiscales dicen que los jóvenes compartieron su intención con otro niño y el sábado amenazaron con matarlo. Hasta el momento no se habían proporcionado más detalles.

    El jefe policial Arthur Miller ha dicho que sus agentes salvaron vidas al frustrar el ataque en la comunidad de aproximadamente 25,000 habitantes conocida por sus escuelas de calidad y participación de los residentes en la educación.

    Los padres de ambos muchachos ofrecieron disculpas a la comunidad, indicó la televisora KCAL.

    El FBI se unió a la pesquisa para ayudar a buscar evidencia en computadoras decomisadas en las casas de los adolescentes.

    Las clases se reanudan el jueves en el pintoresco suburbio del Valle de San Gabriel, ubicado aproximadamente a seis millas del centro de Los Ángeles. La policía planea tener una mayor presencia de lo usual en el campus para el primer día de escuela tras las vacaciones.