Incrementan tarifas para producir películas para adultos

    processing...

    BOLETÍN DE NOTICIAS

    Incrementan tarifas para producir películas para adultos
    Penn Quarter Living

    La Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles aprobó nuevas tarifas de permiso para producciones de películas para adultos para cubrir el costo de las inspecciones requeridas por la Medida B, que exige que los artistas usen condones para evitar la propagación de enfermedades de transmisión sexual.

     La cuota de dos años es de $1,671.82 y debe renovarse semestralmente a un costo de $982.13.

     Muchos directores de películas para adultos dijeron a la junta que la cuota era inasequible, pero la directora del Departamento de Salud Pública, Barbara Ferrer, dijo que estaba preparada para cumplir con las sentencias judiciales que exigen que sea "neutral en costos" y no generadora de ingresos.

     "La medida B es muy explícita sobre nuestro papel", dijo Ferrer.

     La medida del condado, defendida por la AIDS Healthcare Foundation, fue aprobada en 2012 con 57 por ciento de los votos.

     Los opositores, incluyendo Vivid Entertainment, LLC, una de las mayores compañías de producción en la industria de adultos, desafiaron la medida ante el tribunal, alegando que restringió su derecho a la expresión creativa de la Primera Enmienda.

     En 2014, un panel de tres jueces del Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Noveno Distrito afirmó una decisión anterior del tribunal de distrito para permitir que la medida avanzara con algunos cambios, incluyendo el requisito de "coste neutral".

     "Es hora de que esta Junta de Supervisores finalmente promulgue la voluntad de los votantes del condado", dijo el abogado de la AHF, Arti Bhimani, a la junta directiva.

     Varios artistas dijeron que la cuota cerraba las oportunidades para que los trabajadores marginados ganaran dinero produciendo su propia pornografía desde su casa con sólo una cámara web o un teléfono celular.

     Rum Dolor dijo que el trabajo de una película para adultos equivale a "un segundo o tercer trabajo para mujeres subempleadas" y que la cuota de permiso podría equivaler a "seis meses de ingresos para algunos de nosotros".

     Otros defensores de la Medida B dijeron que la aplicación era necesaria para disminuir las crecientes tasas de enfermedades de transmisión sexual, un objetivo que Ferrer dijo que unía a ambas partes.

     Derrick Burts, que una vez trabajó en películas para adultos y ahora habla en nombre de AHF, dijo que se sintió obligado a trabajar sin condón y, en última instancia, contrajo el VIH.

    Sujeto lucha contra camionero para que no se lleven su auto

    [TLMD - LA] Sujeto lucha contra camionero para que no se lleven su auto

    El propietario del auto rompió la ventana trasera de la grúa mientras el camionero trataba de escapar con el auto enganchado.

    (Publicado martes 22 de agosto de 2017)

     "¿Cuál es el costo de no pagar (la tarifa) cuando se puede atrapar algo como el VIH y tiene que vivir con eso para el resto de la vida?" -preguntó Burts.

     Pero otros artistas dijeron que la Medida B estaba menos centrada en la salud pública que en hacer un juicio moral contra la industria.

     "Aunque a menudo somos estigmatizados, somos una industria real y empleamos a personas reales", dijo Jessica Drake, intérprete y portavoz de la Free Speech Coalition, un grupo de comercio de la industria.

     La supervisora ​​Kathryn Barger parecía dominada por los argumentos de los artistas que dijeron que estaban ganando la vida y se preguntaron por qué la tarifa no se estableció en una escala móvil basada en el tamaño del negocio, como lo son los restaurantes.

     Los inspectores analizan si los trabajadores reciben educación acerca de las enfermedades de transmisión sexual, si los condones están disponibles y si la señalización visible y otra información sobre el requisito del condón se proporciona en el sitio, de acuerdo con Ferrer.

     Después de que Ferrer dijo que creía que una revisión de la estructura de tarifas no daría lugar a un cambio, Barger se retiró de una solicitud para retrasar el voto del consejo.

     La votación fue 4-0. La supervisora ​​Sheila Kuehl estaba viajando y ausente de la reunión.

     Después de la votación, el presidente de la AHF, Michael Weinstein, emitió una declaración agradeciendo a Ferrer y al consejo.